Sunny Starr

Para usted, señor

Fue para mì un dìa normal.
Habìa llegado ya la tarde
y todo estaba en calma total.

Cuando lo veo llegar.
A usted, a usted señor.
Y caminar... y comprar.

Se acerca entonces a mì, pues va a pagar.
Y yo con sigilo lo empìezo a contemplar.
Que deleite!
Ese cabello, esas manos.


No lo puedo dejar de mirar.
Esos ojos, esos labios.
Esa ropa que tan bien porta.
Y esa voz...

Oh! que increíble sensaciòn.

Sè que se dio cuenta de mi mirar.
Pues un poco se turbaba.
Era algo que yo no podìa evitar.
Todo usted me cautivaba.

Su presencia a mi alma llegaba.
Usted sin querer me seducìa.
Mi mente estaba embelesada.
Mis ojos totalmente se complacìan.

Solo fueron unos minutos.
Usted se fue...
Dejandome en total èxtasis.



Los dìas estàn pasando
y su rostro se me està olvidando.
Mas no el placer que fue el mirarlo.

Comentarios3

  • De Sol y Luna

    Sensacional !!! la vida simple del día a día plasmada en tus letras

    Bonitas letras

    Felicidades

    • Sunny Starr

      HOla!! Gracias por pasar a leer...
      Sì, es algo que me pasò. Y fue algo muy bonito que quize escribirlo.
      Saludos! :)

    • kavanarudén

      Un hermoso poema.
      Hay personas que cautivan. Tienen un no sé qué que nos envuelve y quedamos prendados de ellos.
      Un gusto pasar y leerte.
      Para ti un fuerte abrazo de amistad.
      Kavi

      • Sunny Starr

        Es verdad!
        O puede ser que tambièn haya personas que a la mayorìa del sexo opuesto les encante y les guste demasiado y .. a uno les pase desapercibido jeejeje.
        Muchas gracias Kavi por pasar y comentar!
        Un abrazo!!

      • Wilson Amado Gamboa

        Grato leerte. Quien fuera aquel que se robó ese instante de agitada respiración. Saludos.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.