Alexander Vortice

Hipocresía Inmutable

AIRE filtrado, sabor de piedra añeja…

 

Deseo y mantengo el empeño

por motivos de revolución fehaciente.

Se nos aparecen negaciones

más allá del surco de ideas impropias,

carentes del sentido que nos enseñaron

en la escuela de la hipocresía inmutable.

 

Sueña el violín sobre el puente,

fallece el vagabundo bajo tus manos

indolentes.

 

Ojos lesionados, caminos cruzados,

costra de indiferencia cosmopolita

en todos los actos que no llevamos a cabo.

 

Personajes que no saben cómo diablos

se llama el espíritu que surge de un hocico

con secretos confesables -sólo a medias-.

 

Aire en las venas, ataúdes en las aceras…

 

(5 de julio de 2012, London City)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.