El Corbán

SACRIFICIO DE AMOR



Manso, débil, desangrado;

Así va mi Jesús Nazareno

Mientras el calvario se acerca sin freno.

Sufriente, humillado, traicionado,

Herido y con el cuerpo casi destrozado.

 

¡No te dejaré!

Dijo pedro que lo negó

Con un beso judas lo traicionó

Huyeron los que te decían: yo te seguiré

Aunque les dijiste: por ti moriré

 

Siervo sufriente y fiel

Que sabias que con cada sangrienta milla

Con cada desgarro nuestra esperanza brilla.

Con cada surco en tu bendita piel

Nos das tu amor, incluso al beber la hiel.

 

¿Por qué mi amor

Buscaste de esa forma tan dolorosa?

Salvación grande y preciosa;

No amarte me llena de horror

¡Gracias Jesús, por tan grande sacrificio de amor!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.