Itzel pichardo

Diagnosis

Caminos adyacentes a la locura

perder el control parece inevitable,

cambios dramáticos , inestables

al borde de un pensamiento amorfo

en la cúspide insondable hacia ninguna parte.

Deforma la comisura de algunas gotas atardecer

-sensación vana-

caen haciendo desvanecer objetos elocuentes,

dejando lejano el recorrido intransigente

sobre las hojas de instantes inolvidables,

refugios constantes de libertad.

Evocación persistente a los rincones marchitos.

Decoloración agobiante en la entraña 

del razonamiento congruente.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.