Jaeden all Joor

Fenixio

El apremio no apremia

al premiado de tiempo,

ni en sueños preña

o fecunda versos del viento.

 

Se no-premia, se rebate,

se sí-refuta, se es obvio.

Afiliado al gremio del debate,

sin duda, vitalicio socio.

 

Porqueizarte (y no hablo

de porquerías, sino de porqueses,

que claro está, aclaro,

tampoco son puercos burgueses).

 

Es un ejercicio de la duda,

como rayar la vida con la zurda,

dibujar la voz que suda,

escribir el tacto de la culpa.

 

¿Y si dudabecedé fe ejemplar?

No sé adónde irá la ira

de ir hiriendo o hirviendo sin más

que mandar todo a la pira.

 

Arderá pues, flameará

la salamandra hecha corazón

fenixio, sus cenizas acarreará

en pleno vuelo al horizonte de la razón.

 

¿Pero adónde voy

o quién soy,

o a quién doy?

¿A ti me doy?

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.