Salva Sosof

¡Y...ENTONCES, LO SABRÁS...!

¡No me lo vas a creer!

Paradojas que a la vida provee el amor.

Pero aquí estoy con mi soledad

tan íntimamente acompañado por tu ausencia,

escuchando el sonido de tu silencio

e interpretando el significado

de las palabras que nunca me has dicho.

 

Por mi parte, ¿un cobarde?, tal vez.

Te envío cartas de amor en poesía,

me declaro tu enamorado en tu muro,

con la esperanza de que lo leas.

 

¡Bendita poesía! Usurpadora de mi yo enamorado,

biografía de mi verdadero otro en letras,

pensamientos que te tengo y te los digo en versos,

suspiros que del pecho me arrancas,

tantos "te quieros", "te amos", "te necesito" y más,

en mudas estrofas en una página muerta,

con tinta de mi alma, firmada con mis lágrimas.

 

¿Y al final? Otra vez igual y no. Con nada y con todo.

Amor en digital, suspiros ante la compu,

tú allá y yo aquí, cada quien con su vida,

para la gente, amigos que parecen hermanos,

pero, para nosotros, aún sin decirnoslo,

pues, no hace falta, es tan cierto y verdadero.

 

Si no, mira mis ojos, observa mi mirada,

oye mi voz, toca mis manos, abrázame,

¡Y... ENTONCES, LO SABRÁS!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.