Heliconidas

Superhombre

Fuiste el último hijo de un mundo extinto.

Desde niño tu escudo fue mi estandarte

y tu manto rojo el ilusorio abrigo

de papel y tinta que alzó mi baluarte.

 

Pequeño superhombre yo me sentía

cuando volaba por cielos irreales…

Cuando creía que nunca moriría

y sería inmutable a todos los males.

 

¡Oh, cuan perfecto y glorioso te veía!

Caballero andante que montando estrellas

trajo a este mundo su foránea ambrosía.

Gladiador estelar de mil epopeyas.

 

Al ir yo creciendo te fuiste alejando.

¡Cuántas veces soñé con tener tus dones!

Como tu piel, la vida me fue forzando

a acorazar de acero mis emociones.

 

Mi voluntad de poder fue devorada

por la gris docilidad del conformismo.

Y esa infantil rebeldía silenciada

me sumió en el más inhumano ostracismo.

 

Quise ser aquel superhombre utópico

del engarzado espejismo nietzscheano.

Idealismo que se durmió en el tópico

de mil fantasías de un sueño lejano.

 

Hice de mi soledad el frío castillo

hacia donde exilié mi alma transida.

Bajo un vago cielo de sol amarillo

he sido extranjero de mi propia vida.

 

Ruinas y auges de dos identidades

de lo que quise ser y nunca he podido.

Entre oscuras y radiantes libertades

como una piedra me he sentido partido.

 

Eres prototipo absoluto de hombre.

Mesías azul del ayer y del mañana

que se hizo a sí mismo creándose un nombre

dorado en el sueño de la especie humana.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.