Murialdo Chicaiza

DESGLOSE III



Estoy en la casa

el cenicero lleno de cenizas.

Desde pequeños ya somos basura

como en estos momentos:

basura sobre una alfombra roja.

¿Por qué lo llamamos hortelano

si debemos decir basurero?

Migajas de pan, periódico

grajo biliar, cenizas,

uno que otro insecto que mejora

el perfume del perfumista.

Quien no esté de acuerdo conmigo

que siga barriendo

hasta que un mal día

sea barrido.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.