leon Morales

Afanes de eternidad

 

Nada es eterno, nada, árbol de primavera…

Guardarás tus hojas caídas en otoño en las entrañas de la tierra

Las guardarás para podrirse y renacer en primavera

Pero… realmente nada es eterno:

¡Caerás por la furia de un rayo!

¡Por el filo del hacha!

¡O por la guadaña del tiempo y no regresarás!

Nada es eterno…

Ni este verso…

Por fortuna…

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.