LeAnDro silencio es salud en soledad

La Reina de un peón ...

La Reina de un peón ...

Se que cuando la conocí dispusimos que ninguno era dueño del otro, y que cada uno viviría a su antojo.
Mi reina, aun no puedo creer en lo mágico y misterioso de su ser, que es lo que me hace sentir tan bien?, mirando su sonrisa me pierdo por completo en lo profundo de sus miradas.
Pero... Porque tiene que ser usted tan insaciable?.
Del imperio de sus ojos hasta el emperador de sus labios soy un soldado que defiende hasta morir las causas de sus caprichos, aunque estos me lleven a matar.
Con tu cuerpo de ejército vas Conquistando tierras,vas conquistando mares,batallas sin tomar prisioneros, guerras sin rivales dignos, que no pueden saciar tus deseos.
Tienes al pueblo a tus pies y a mi del revés , cumpliendo cada capricho del día,con una sonrisa basta para desarmarme y manipularme a tu antojo, sin despojos, sin arrebatos.
En intentos de salvación me quedaron las cicatrices mas profundas,
Eres reina del dolor que da placer, matándome poco a poco pero consumiendo de prisa.
Ya no se vivir de otra manera ni de como enamorarme de una princesa, es que nadie pudo elevarme hasta el cielo y hacerme caer completamente enamorado como usted.
Dejo esta carta al pie de su cama porque ya cumplí con su ultimo deseo intransigente, pues no habiendo otro camino y sabiendo que no soy el único en su basto abanico, eh decido marcharme,por el bien de mi ser,obligándome a vivir en soledad, porque la vida nos fue separando y solo me quedan esos momentos que se guardan en el corazón, atesorando esas sonrisas que brillaran por el resto de mis días, adiós...
Leandro Conte



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.