donlatino

Volátil

Me desvanezco como el Sol

del atardecer cobrizo.

Mis manos se esfuman

ante mi mirada impasible

y no puedo ya evitar 

hacerme niebla en este plenilunio.

 

Mi cuerpo me abandona

en un soliloquio cobarde.

No sufro, no siento, pues aire soy

mas observo atentamente

que no queda parte de mí,

tan lejos ya de todo lo que un día amé.

 

Aire soy ya, sin dolor,

sin pena, sin angustia, sin tu amor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.