rolf

Incongruencia

Me amas? — preguntó ella, toda llena de ilusiones

Sí —respondió él, sin medir sus conclusiones

Y, cómo sé que no me mientes? — inquiriente continuaba, mirada fija en sus ojos y resuelto corazón

No te basta lo que hicimos?— dijo a modo de reproche, mientras con prisa cerraba de sus ropas el último broche

Mi corazón me lo dicta y lo exige la razón — respondía con palabras cargadas de melancolía — no quiero creerme engañada ni sentirme utilizada —continuaba en su porfía con palabras que tornaban en lastimera agonía 

Él, viéndose obligado, responde con desenfado — realmente no puedo amarte, pues solo pude desearte. Miré con ardiente anhelo tu pasar tan complaciente que mis deseos nublaron la mente! Y sentí por tu exquisita figura ardientes anhelos de poseerla con premura, mis impulsos se volcaron en pervertidos motivos, que mi sexo palpitante mojaba en breves instantes! Y ya no valieron razones, ni motivos ni explicaciones, era solo vaciar mi simiente sin hacer caso a obnubilada mente! Satisfechos mis deseos, veo en ti aspectos feos que en ardores carnales omití. No te amo, no te quiero; eres solo un deseo pasajero... pero sigo aquí, a tu lado, viendo en todo por ti.

Ella le mira desafiante, ojos cristalinos radiantes, ocultos bien los enojos como buena femenina, sabe por su experiencia que hay verdad en lo oído, alma prístina de siempre lo ha sabido, para él, el amor no le motiva, para ella solo es sexo; porque el sexo no es amor, si el amor no lo motiva...

Engañados ambos siguen tristemente esa rutina.

 

Rolf

9/13

2 am al amparo de la Luna y la Poesía

 

Comentarios2

  • Maria Hodunok.

    Fuertes tus letras Rolf.
    No hay sexo verdadero, donde no hay amor.
    Intensa es la reflexión que nos dejaste, poeta.
    Muy buenas tus letras.
    Siempre es un placer leerte.

    Abrazos sinceros.

    • rolf

      Que gentil eres querida señora, muchas gracias!

      Besos para ti!

      Rolf

    • aprendiz de poeta

      Sexo sin amor, relación entre dos, pero sin comprometer al corazón.
      Toda la vida se a dado esto, el deseo de la carne es tan fuerte que se omite el sentir, y la lujuria que comienza a alborotar la mente predomina y domina.
      Un gustó leerte poeta Rolf, saludos fraternales a la distancia

      • rolf

        Muchas gracias por tu comentario, eres muy gentil.

        Rolf



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.