Gianca3224

Ahora que no estás...

¿Y qué hago ahora que no estás? 

¿Qué hago con mis pies, hacia quién irán, si ya no estás a la altura de mi horizonte? ¿Encontrarán si acaso camino fuera de vos? Mis zapatos extrañan tu hogar y no sé qué decirles. 

Dime, dime qué hago ahora que no estás. ¿Mis manos, a quién ofrecerán las caricias tuyas? Cuán grave acto de hipocresía debe ser que ofrezca mis manos a quien no las toque. Y no, no hablo de sentir ese tacto sobre la piel que revisten mis manos, no hablo de un tacto secular, hablo de un tacto que conjure a mi alma y la hechice a amor constante.

Solo vos supiste descifrarme, el resto solamente me quiso imaginar.

Sí, quiso imaginarme benévolo o maligno, hipócrita o a desnuda sinceridad, melancólico y bohemio, bajo el infierno o sobre el Cielo; me imaginaron a gustos suyos, me imaginaron de pie o desvanecido; el resto solo me imaginó, pero solo vos supiste descifrarme.

Y ahora que no estás, ¿a quién buscaré bajar rimas que el cielo pinta y las prosas que el viento trae?

Ahora que no estás, ¿a quién pintaré mis lágrimas? ¿quién se reirá de mi torpeza al cantar? ¿de quién serán los segundos, los segundos que te di? ¿De quién serás ahora, ahora que no estás?...

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.