Arturo Emprendedor

Loba

La vi una mañana temblando de frío

era tan frágil casi igual que un niño

quién la abandonaría a su suerte

lo único que deseaba sería la muerte

porque su mirada triste eso me decía

que la vida es maltrato y ya no la quería

 

Le decían “Loba” que original

para una perrita tan fina  y marginal

en la colonia vagaba buscando alimento

en la basura encontraba algún sustento

ese día me atreví a tocarla y despertarla

me acerqué poco a poco para acariciarla

 

La llevé a mi casa, las dos éramos iguales

porque yo de niña me quedé sin padres

huérfana sufrí el dolor del maltrato

la vida no es justa, tiene muchos ingratos

que viven esclavos presa del rencor

y se desquitan con el débil con tanto furor

 

La bañé y alimenté con amor sincero

por primera vez movió su cola con esmero

la alegría se sentía en nuestros corazones

contenta corría por todos los rincones

agradecida me lamía a besos y yo reía

ella me hizo feliz, es mi mejor compañía

 

Cada día paseamos y buscamos “lobitos”

cachorros perdidos que están solitos

si encuentro un animalito abandonado

le busco un dueño que le de el cuidado

ahora sé que la culpa no es de la vida

depende de uno lo que de ella reciba



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.