Lea Guillen

Consejos de un poeta amigo...

Todavía queda algo por hacer, pendejo...

Si el taxi derramó todo lo estancado sobre vos al irse y el muchachito de la puerta ya ni una moneda quiere pedirte, porque das lástima…

Todavía queda algo por hacer…

Si la chica que te gusta pasa de la mano de su flamante novio,

(y ríe) y lo lleva con la otra dentro de la parte de atrás de su jean…

Todavía queda algo por hacer…

Si el sapo se posó justo, justo sobre tu pie,

si la avispa te picó en el medio de la espalda y no te podés ni rascar.

Si en verano el ventilador prendido toda la noche te hace engripar…

Todavía queda algo por hacer…

Si tu vecina es muy fea, si tu Doberman no te reconoce,

si eyaculás cada día más rápido…

Todavía queda algo por hacer, ¿pero, qué?

Si la pizza te salió dura, si ese mismo ventilador hace mucho ruido

y no te deja escuchar los gemidos de tus nuevos vecinos

que tienen una vida sexual infinitamente más salada que la tuya…

Todavía queda algo por hacer, ¿pero, qué?. Te preguntarás:

¿Qué he hecho yo para merecer esto?

Si ya estás considerando la posibilidad de ponerte cremas,

si la china del súper no te entiende demasiado cuando le venís a devolver la leche vencida,

si en el Mundial siempre te toca “El grupo de la muerte”

Todavía queda algo por hacer, es matemático, pendex…

Si te sangra la rodilla y te tenés que gastar medio sueldo en gasas

porque a la obra social del laburo “se le cayó el sistema”,

si a tu hermano lo quieren más que a vos…

Todavía queda algo por hacer, ¿no les parece? ¿eh?

Si el reggaetón se apoderó de las radios, si se te ralló el único disco

original que te pudiste comprar en años, y si para colmo ese disco

era un grandes éxitos de Camilo Sesto…

Todavía queda algo por hacer, ¿pero que? Si ya no se consiguen las púas pal´ winco…

 

En fin, si algo te faltaba era que el colegio de los nenes aumentara,

que tu chica (que por lógica no es la misma que pasaba caminando antes) esté pensando en ir a la peluquería más seguido,

y que la juguera de Sprayette te viniera fallada…

 

Entonces pendejo, ¿sabés que podés hacer?

 

Hacete poeta, nene…

 

 

Che, me voy a dormir, que mañana tengo una entrevista de trabajo donde

me echaron la otra vez…

 

 

  

3/12/2009 3:32 AM



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.