deniz

Mi Ciudad

 

  Por el 500Aniversario

Cuantas veces transité perdido entre tus curvas,

bajo el resplandor de esa gota que brilla,

insistentemente, antes de caer,

sobre el adoquinado espacio de tus venas llenas de recuerdos,

en la vetusta soledad de las iglesias,

donde tantas veces se declaró el amor.

Dos riachuelos tratan de sobrevivir,

al desmesurado encuentro de los tiempos,

que pugnan por apagarte en sus cenizas.

Pero sé que vivirás,

aferrado a la historia de quién te ha querido,

en las veleidades del tortuoso desandar entre los hombres,

por el camino hacia la luz.

Hermoso Camagüey

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.