A D Jaguar-Ixoye

Reloj de Arena...

Eres como la arena cayendo de un reloj,

Con un tiempo finito, sin reparos ni rencor,

Eres como el tiempo mismo, que actúa como un traidor;

Al portar una estaca, que clava en mi corazón…

 

Porque ha sido bastante vengativo,

Asestándome una herida, ciertamente inesperada,

Pero así es mi cruel destino;

Cruzando en mí camino, tu mirada tan soñada…

 

Por ello me pregunto, mi pequeña soñadora,

El por qué se entrelazaron, los caminos tan distintos,

Dejándome la herida, así de abrumadora;

Con este amor prohibido y  gestos tan profundos…

 

Porque si es prohibido, el enamorarte con mis besos,

Más castigo sería, el no quererte así,

Por eso  tengo miedo, que se cuela hasta mis huesos;

De soñar contigo y al final no estés aquí…

 

Ya lo ves, pequeña amante de mis sueños,

No es tan fácil tomar la decisión,

Tu flagrante mirada y principiantes besos;

Forman parte, de mi obstinada pasión…

Por ello vivo en la zozobra al verte pasar,

De no saber si enamorarte,

O simplemente conformarme, al verte llegar,

O tan siquiera un instante, al verte tan radiante;

Y conseguir un contraste, al poderte acariciar…

 

Así, como me lo dices con tus ojos,

Que brillan con luz propia, como esmeraldas de mar,

Y que son como la llave, para abrir este cerrojo;

Que te permita entrar libre, para poderme besar.

 

Arturo Domínguez.  –Derechos Reservados- Agosto 2015

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.