Poeta sin alma

El Acto

Que me desnuden tus manos 
lentamente y desliza tus dedos
por toda mi espalda, quita 
botones y baja mi cremallera
que vamos a amarnos plenamente,
ofrece a mis manos senos y caderas, 
deslumbra mis ojos abriendo tu blusa 
descolgando los pechos prisioneros, 
que deseo dentro de mi boca confusa. 
Son del deseo mensajeros, 
se abren como dos rosas tiernas, 
esperando mi lengua en los pezones 
comienzan los temblores en tus piernas 
y un aire abrasador en los pulmones. 
Son un ofrecimiento a mis necesidades, 
los quiero sin vergüenza o timidez 
y aunque tengan tinte de frivolidades 
los absorbo una y otra vez. 
La humedad de mi boca hambrienta 
y las lenguas jugando en contacto 
no ha de haber nada que se le parezca, 
mi voluntad se queda en el acto.

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Intensa sabiduría se mecen entre tus preciadas estrofas amigo Poeta sin Alma.
    Un abrazo de amistad
    El Hombre de la Rosa

  • Carlos Andrés V.

    Buenas estrofas, genial.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.