Federico Mendo Sánchez

EN SILENCIO

 

Ven y amémonos por favor de nuevo,

como el ave que vuelve a su nido,

ven… no digas nada, ven en silencio

puedes despertar mi alma con su quejido.

 

Ven, callada como el ocaso de la tarde,

pero ven, trayendo en tus manos la pasión,

despierta en mi cuerpo el fuego que arde,

pero en silencio escuchemos nuestra canción.

 

Pues quiero decirte que aun no muere,

ese amor que nació en nuestra infancia,

callada tú en la noche, mi alma duerme

ven lléname de amor y tu fragancia.

 

Esas estrellas de amor que nos iluminan,

en el tiempo transcurrido sin tus besos,

ven, callada, mientras nuestras almas suspiran,

mi alma cansada está buscando tus brazos

 

Aunque en todo el amor que nos entregamos,

se quedaron prendidos en nuestros sueños,

nuestras almas recuerdan ese amor que nos juramos,

y que al pasar el tiempo no hallaron otros dueños.

 

Que el silencio atroz se vayan de nuestras almas,

y aunque mañana cuando la muerte nos acoja,

a tu lado estaré como mi amor y mis penas,

y en silencio te diré lo que me congoja

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.