Mayk Hamer

Ojos que no miran

Se fue envuelta en el aroma de la tristeza,

debajo de sus palabras la melodía de su verdad

opacaba al día,

y a la noche le hacía falta su presencia,

¿quién como sus labios escuchaba el beso?

¿quién como sus pasos se deslizaba por la alfombra?

Solo su fantasmal sombra se esconde

de la niebla del cigarrillo que consume mi persona....

Tiene en los ojos inocencia que desborda en una mirada,

tiene en sus dedos la perfecta maniobra

y me apresa

y me ama...

con el sol la mañana,

desde lejos como si nunca estuviera cerca. 

Comentarios1

  • hernan jose

    esos fantasma, he logrado sentir a muchos pero, solo eso hasta alli, muy hermoso tu poema.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.