GuillermoO

¿A dónde iré?

 

¿Y a dónde iré?

Si la luna es una taberna roja

todo el cielo desplumado

y las calles ya no son aquellos labios

que besaban mi traje gris por las mañanas?

 

Yo soñé con barcos apacibles,

ahora un domingo de cal es mi trofeo.

Pero a dónde iré para romper mis estrellas?

La noche está allí, inventándome.

Las calles ya no son aquellos labios

que besaban mi traje gris en las auroras.

Ahora espero pan y gracia.

El tiempo es corto.

Angustia y amor hieren en mí a un desposeído.

Estación de mí mismo.

Amor para qué.

 

Cuando golpeen a mi puerta, errante,

trataré de huír.

 

G.C. 

Direc. Nac. del Derecho de autor

Comentarios5

  • pani

    CÓMO HUIR DE UNO MISMO...

    • GuillermoO

      Muchas gracias por tu opinion.
      saludos
      Guillermo

    • MAXI ARISTARAN

      No hay que huir hay que enfrentarnos un saludo

      • GuillermoO

        Gracias por tu opinion.
        saludos
        Guillermo

      • Melba Reyes A.

        No se puede huir de uno mismo: abrí la puerta, ¿quién sabe...? La vida es sorprendente. Un abrazo, amigo.

        • GuillermoO

          Querida Melba:
          La vida nos sorprende a cada momento; tenés razón.
          Un abrazo fuerte
          Guillermo

        • Pausa

          por esas calles del corazòn...son hermosos versos en tan bello poema

          • GuillermoO

            Gracias, Pausa
            saludos
            Guillermo

          • sandor

            Poema extraordinario, y que te hace dar cuenta de que escribir es evitar la huída, y la buena poesía te salva.
            Un abrazo
            Carlos

            • GuillermoO

              Creo que es muy bueno tu razonamiento: escribir es evitar la huída.
              Gracias, sandor
              Guillermo



            Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.