Sarah Sadh

Suicidio de Dios

Ojos de carbón

corren

por mi cuerpo desnudo,

sangran,

desnuda

voy sedienta.

Más alcohol

para las heridas

de tus ojos.

Corren 

navajas por mis venas,

rompen

mi vida,

desangran mis penas

y sus gotas

caen en el té frío

de mi papá

para envenenarlo.

¡Maldito sea!

 

 

Comentarios4

  • Ana Rody

    Está bueno 🙂

  • gaston campano

    Sarah me causó interés ese suicidio, Cuando se sufre un infausto momento buscamos la explicación ya sea por fuera o dentro. Dios nunca nos causará tormento, ya que como lo dicen el es padre nuestro.
    Un saludo fraternal.

  • Ringo Stax

    Muy interesantes versos.
    Saludos
    Ringo

  • santos castro checa

    ...simbólico estilo.

    Saluditos del alma.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.