Andrés

POR AQUELLOS BESOS

Sus besos eran algo similar al fuego;

los  míos, inquietos, sospechosos,

inseguros, medio jóvenes y despistados.

 

Morí de placer en esos hábiles labios

y renací en carne nueva,

sin importar que ésta no fuera sólo mía. 

 

ANDRÉS SARELLANO MTZ

DERECHOS RESERVADOS



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.