SONETOS NOCTURNOS

Soneto # 26 MUSA QUIMÉRICA



Cuando veo tus ojos yo siento, niña mía,
florecer en el alma un jardín de violetas.
Crece un lago pequeño de sagrada armonía
donde besan los sueños de su amor los poetas.

Cuando veo tus ojos sé que brillan los míos,
y entre chispas de palta su fulgor es de estrella
donde vuela una sombra con sus mil desvaríos
y despierta un música y una triste querella.

Yo no sé si tus ojos si de lejos me miras
otro amor te recuerdo, vagamente suspiras
ese aliento a pasado, ese aliento a jardín.

Por do pasan las notas de mi sueño malsano
y …. es el alma dormida porque un verso pagano
al nacer del silencio se tiñó de carmín.

 

M.H

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.