Alexander Vortice

GRITAR

Rememoro el perfil de la esfinge

y mi lengua tartamuda revive en ti.

 

Pudimos asimilar la derrota

pero decidimos arrancar el asfalto

de las calle inamovibles

para darle sentido al sexo futuro.

 

Nadie pudo convivir en paz

desde que nuestras sonrisas inundaron

las avenidas destruidas por el espanto

y los ataúdes calcinados por el sol invisible.

 

Rememoro el río

que formó la muchedumbre enfurecida

y mi lengua resuelve gritar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.