Oscar Fuentes F.

"Correspondido"

"Ojalá por mi hubiera el mismo miedo a perder que con él"

 

Al viento trato de entender cuando susurra

malas noticias abrumando mas ésta penumbra,

señales confusas estrechan la garganta muda

tus ojos dañan más que unas palabras sucias.

 

Por la noche llega el niño enamorado

escribiendo sueños de un amor mal encontrado,

¿Quién eres para juzgar la vida?,

aunque ésta te derriba viene lista con salidas.

 

El odio a un recuerdo vivo

hace comprender la bala de un asesino;

un llanto de mimo, un libertario reprimido

así el corazón, en un beso no correspondido.

 

Destruir el cuerpo y que el alma esté contenta,

las propias injusticias son una protesta interna.

Si nadie te escucha y todos te justifican

atiénde tú mismo las penas crucificándolas.

 

Al final no leerás las rimas que me nacen.

Para mal no te importará lo que me pase.

Caducar la memoria mientras ésta crece

es esperar sentado a que el sufrimiento cese.

 

El trazo infinito en un círculo destruido

marca del anillo por romance mal dirigido,

consecuencias de un capítulo que aún no se ha escrito

llegará a su tiempo cuando estés mas distraído.

 

Pendiente del peligro de enseñarte y aprender,

el rencor tiene su tiempo antes de reconocer

la bronca de la razón explicando lo de ayer

contra el espíritu podrido por el nombre de una mujer.

 

Al final no leerás las rimas que me nacen.

Para mal no te importará lo que me pase.

Caducar la memoria mientras ésta crece

es esperar sentado a que el sufrimiento cese.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.