Nerea Acosta

POSDATA

PD:   Se me olvidaba decirte que puede parecer pregunta

lo que es tan solo un suspiro.

Aunque hay hilvanadas letras que esperan tener respuesta,

que tiendan por fin el puente que derrumbe los abismos.

¡Quedan tantas palabras que son interrogación!

 Momentos de afirmación para descubrirlos juntos.

 

¿Recuerdas aquel café que nunca pudimos tomar?

Pretexto para mirarnos largamente sin hablar.

Sin importarnos si el cielo era de lluvia o de sol,

sin mantel, ni servilleta,

 nuestros dedos jugando a encontrarnos sobre la mesa

para que la piel guardara trocitos de nuestro olor.

Murmurarnos al oído deseos mientras crecían las ansias,

  temblar al oír mi nombre acariciado por tu voz.

 

Ahora es todo tan lejano…

 Solo parece un cliché de película en blanco y negro

a pesar que lo soñamos rebosante de color.

Sin embargo, sigues siendo la constante sensación

de ser la gota de magia que logra calmar mi sed,

la mirada entre las sombras,

la palabra interrogante y la respuesta por tener.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.