Emig Paz

La Negra Cubana

                                             A Marcia 

 

La selva esta triste

porque se va la negra

solo deja sus huellas

y sus suspiros

al caminar;

aquí deja el recuerdo

envuelto en un viaje

a unas isla encantada

más allá del sol.

 

De Cuba vino, eso decía

la negra bailaba hasta doblar

en sus labios morenos

siempre tenía;

una palabra para sanar

a los pobres de esta tierra

la negra profesaba amar.

 

El aire de la noche corre suave

la luna esta lista para iluminar

los caminos hacia Cuba;,

pues aunque la selva grite o llore

la negra cubana

esta noche se va.  

 

© Emig Paz



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.