SONETOS NOCTURNOS

Soneto # 18 FUE EN PROCESION DE SEMANA SANTA

 

 

Te conocí en febrero, alegre y diferente.

Cual lúgubre estallido de luz que dio la luna

tu semblante risueño de niña fue a mi mente

en aquellos instantes de nostalgia moruna.

 

Fueron gratos momentos… Tu mano sostenía

entre las mías, eran como un ingenuo fuego

encendido al trasluz de vaga hechicería

y la diosa tristeza vino aquí, pero luego

 

¿me desprecias? No importa, no me eres más la misma:

ese frágil ensueño de indeleble carisma

que pintó en mis sentido un amor nuevo y…

 

No importa porque sigues siendo en mi sueño hermosa:

esa graciosa niña que en una noche rosa,

en hada, en lirio, en bálsamo y en amor convertí. 

 

Marcos Hernández



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.