Steve

AUSENCIA

 

Con asombro de mirarte,                                    

con admiración de oírte, con deseo de tocarte                                            

y sobre todo con el derecho de amarte                             

he de querer tomarte entre mis endebles brazos                          

y hacerte pedazos.

 

No sé si tu lo puedas entender,                                                      

ni yo si te lo pueda decir,                                                       

Ya que le has quitado el matiz a mi vida.

Pero el problema no es que la vida se vuelva gris                                          

Si no, lo que has provocado en mi,                             

 

Pues tu voz pudo enternecerme,                                

y tu presencia suspenderme                                   

¿Quién eres?, ¿Quién?,                                                           

que estando yo aquí he de adorarte solo a ti.

Quiero preguntarte, pero ni sé que preguntar.     

 

Solo te diré que no es un pecado amarte,                                            

que el cielo se vuelve gris,                                              

que el pájaro se quede sin matiz,                                                  

y que no hay luna que siga a la noche,                               

ni estrella que la contemple ya que no estas aquí.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.