poetryman

NOCHE

Mi corazón es un péndulo

con él mido la noche de tus ojos

es termómetro; mido

tu fría desnudez de ciruela.

También tu lejanía o proximidad.

 Galaxia perdida.

Vaso de vino en la sangre.

Liturgia olvidada. Mi lengua

corrosiva te recorre sin tregua

olvidada pasión, negro violín.

La noche se espolvorea

se retuerce en espirales

nos amamanta con su ubre

erótica y maléfica

juega a los dados y brinda

por nuestra cabezas

negras rosas, pálidos claveles

el sueño, el mensaje descodificado

 de tus miedos y placeres

yo los conozco,

el fetiche del santo

la virtud del pecador,

la pasión de la luz

de iluminarte toda, toda

tus vértices y concavidades

la noche del pobre con el

estómago hambriento,

la del rico colmado de placeres

pero no por ello feliz

 la noche del lujurioso

que cuenta monedas insaciables

y del que sueña que le perteneces

tonto iluso, marioneta utópica

flor tronchada

que no verá la alborada,

La fragua, el puñal, la canción...

 La noche es la noche.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.