Unmeld

Las Voces de la Costa

Nos llaman, nos temen
Las voces impávidas de la costa.
Quieren remedarnos saltando en el agua
Sueñan con sus nombres
Escritos en el coral, en las paredes de la Atlántida.

Nos buscan, para vernos solo de lejos
Las voces de la costa
Montadas en cetáceos de metal.
Cuan tristes sus gritos se han ahogado en el mar
Cuan crudas sus historias
Transformando nuestros cantos
En instrumentos de muerte
Cuando es su propia naturaleza quien las mata.

Murmuran, señalan, escudriñando con sus ojos de vidrio
El horizonte infinito y azul
Pero en el fondo de su alma comprenden
La finitud de su existencia
Las voces de la costa callan entonces
Avergonzadas regresan a donde sus relatos son infinitos
Y duermen en lechos de melancolía
Pertenecen a donde nada pertenece a la magia.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.