Edwin Gaona

Los hijos de mi tierra

Tallados como frondosos maderos,

navegantes en lágrima y camino desgarbado,

están sus calofríos

entrometidos con la vida y el retrato.

 

Rumores al aire, soledad viva,

quilates cantados en su propia gloria,

con réquiem de herramientas bohemias,

bajo palizas de chirimoyos dulces,

sobre fortaleza de cedros amargos,

entre letrillas de llantos histriónicos,

cual alma ingrávida, refunfuñándole al destino

que se evapora en la planta que me tomo,

me fumo y me ahoga.

Apenas desde la placenta

de ese mi último suspiro acuático,

hasta ahora,

 en el bostezo de aire y hambre,

te traigo mi concilio, mi propio vagabundeo,

mi resonancia de corazón abierto,

mi propio feto de poema, mi trauma de marginal,

abortado desde mi tolerancia al alcohol

para tu historia derramada.

Nos tienes, tierra arrugada e infatigable,

subsumidos por el vórtice de tu manantial salobre

en pleno hambre de leche caliente,

en tus pechos lomas,

a tientas por la vida,

escondiéndonos de la muerte,

con lengua salivando

erótica.

Comentarios1

  • pani

    PROFUNDOS, BELLOS Y SENTIDOS VERSOS A LOS HIJOS DE TU TIERRA...

    • Edwin Gaona

      Gracias por sus comentario, espero le haya gustado.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.