CARLOS ALBERTO BADARACCO

LO RECOGIDO HASTA AHORA

 

 

Apenas puse un pie en la tierra

comprendí que no era joda,

todo al revés,

nunca lo entendí,

No comprendía

la realidad que respiraba,

ni la tierra, ni los asnos

que me rodeaban.

Tampoco los buitres

¿¡Quiénes son carajo!?

¿acaso no cagan?,

sí, yo los he visto cagar.

Miran de soslayo,

como miran los traidores,

los rufianes que mugren

entre pedo y pedo.

Yo fui viviendo

y recogiendo heces.

A veces un beso,

una caricia y luego

una cachetada

con olor a pólvora quemada.

Me cansé muchas veces,

me asqueé de la caca

que a cada rato rompía la “calma”.

Esa caca con uniforme

y bigotes orondos

que se me venían encima

al terminar cada discurso.

De esos tuvimos mucho,

pero… ¿han notado?

que no hablé del ciudadano,

¿para qué, no?

es el más codiciado

a la hora de los votos

y el más estropeado

a la hora de sufrir.

A veces son pobres,

otras veces ricos,

también delincuentes

que se llenan de guita.

Yo viví mirando eso

y los vi lamiendo culos,

y sigo viendo a los mismos.

que se muestran en T.V.

Pero es tanto, tanto, lo que vi

que estoy harto de ver lo que he visto,

mirando todo lo podrido

que lo llevo en los ojos

como colgajos de bosta

cayéndome por el rostro.

 

CARLOS A. BADARACCO

27/7/14

(DERECHOS RESERVADOS)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.