Marce lino pan y vino

1-UN DIA MI NIÑA ME HABLÓ: QUIERO SABER LA VERDAD

Un día mi niña me hablo, traía en su mano lápiz y papel, pensé que era tarea escolar para cumplir, pero no fue así, en medio de una sonrisa, me preguntó:

Papi, tu que sabes más que yo, quisiera saber quién es Dios, que es la verdad, que es el cielo y que es la religión?

Eso que me dices, no es fácil, dije yo, y a la vez es tan sencillo, siempre y cuando lo entendemos. Me alegro que me hayas preguntado, porque tengo un concepto muy claro de lo que creo y que no choca con ninguna otra verdad, porque mi amor, la verdad no es absoluta, es relativa. Frecuentas una iglesia y ellos te dibujan a Dios, te enseñan religión, pero con todo eso no te explican bien porque ellos mismos no saben quién es. Si estuvieras más pendiente de las palabras de Jesús y no de los hombres ya lo hubieses descubierto. Para saber que es el cielo, tendrás que seguir siendo niña, en tu sencillez, con tu mente abierta y sin perjuicios, porque la religión no te va a decir como lo digo yo, te va enseñar dogmas y ritos y eso te va confundir. Ellos solo te van enseñar lo que les conviene, sus ritos como el bautismo, la comunión, la santa cena, los diezmos y la confesión, pero la esencia de Jesús, su amor, ellos no te pueden decir, porque el amor no está allí, está en tu corazón. Ya leíste mi poesía de “El amor con pan y vino”? Bueno eso te aclarará mejor sobre el amor que les falta tanto a los hombres.

Entonces le dije, búscate tres hojas en blanco y comenzaremos con Dios, y te voy a explicar mejor quien es El. Siempre y cuando te despojes de los conceptos que te dieron, más rápido entenderás, por eso es importante despojarse de esos perjuicios.

En la parte de arriba de la primera hoja, vas escribir: DIOS

 

Esto continúa para mañana en la próxima publicación



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.