Oscar Fuentes F.

"La asamblea"

Compañeros que ni el frío ni la amargura

nos detenga la sepultura

enterremos los rieles y pintemos una corriente

si nos ven, que nos teman

gritemos desde las venas, sangremos las ideas

despojemos de las llaves a quienes nos aborrecen .

 

Firme al árbol de la revuelta

con tierra fangosa, sobre las hojas

pajarillo sin nido, cada rama es su nicho

a donde tenga que silbarle al viento trinará.

 

Se siente, el amor grabado en un momento inerte

fiel retrato con ropaje de trapos y sabor callado,

juntemos las memorias, ¡Que la historia es nuestra!

 

¡Se quema!, ¡La ciudad se quema!

por donde pase el alma fogosa de la rebeldía.

Para el frío un perro, para el cielo un grito,

para los mártires un paseo entero

hacia el panteón del recuerdo eterno.

 

La garganta no nos tirita y la soledad se espanta

se aleja decepcionada porque acá a coro se canta

tenemos la contra a veces la razón.

 

Quien acorta el hambre, alimentados de revolución,

descuera el pellejo la cortada que el carnicero dejó

usaremos la piel a lienzo marchando a lo nuevo

se verá que triunfamos por solo defender lo nuestro!.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.