Benjamín Nicolás

No duermas para siempre

No duermas para siempre,

Que yo no tengo lágrimas,

Princesa del rocío,

Que yo solo soy un ente,

y mi alma es una lápida.

 

¿Qué pasó con tu semblante?

Tu gran sonrisa dañada,

Yo no puedo ser tu amante,

Porque quedamos en nada.

 

Dejé algo en el buzón,

No quisiste mi pañuelo,

¿Qué hago si no puedo,

Encender tu corazón?

 

No duermas para siempre,

Todavía estoy dispuesto,

Espero que quede un resto,

Una sonrisa en tu vientre.

 

Puedo cambiar tu mirada,

Como nunca antes lo hice,

¡Oh! inocente e indefensa

Que yo admito que te quise,

Y ahora somos carnada.

 

 

Comentarios3

  • Trovador de Sueños ...y realidades.

    Excelente versar, apreciado amigo. Un privilegio leer de vuestra pluma.

    Saludos cordiales.

    Carlos

  • Acuarela

    Duro y muy sentido.
    Saludos poeta.

  • David Arthur

    Buen y sentido poema Apolo, triste en la belleza de tus letras.

    Saludos amigo,

    David



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.