Adolfo Cano

AMOR SANTO

 

 

Ellas se aman abrazadas por el farol

mientras esperan el tren en la estación.

 

Sus miradas se encienden al contacto de su mano

y se sienten felices en su mundo lejano.

 

Nadie las mira y a nadie miran,

Solo se besan y se acarician.

 

Aunque tengan lo mismo desde la mañana,

el amor les sonrió a edad temprana.

 

Llega el metro y se lleva el encanto

de aquellas niñas y su amor santo.

 

                                              



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.