poetryman

AL FILO DE LA ESPADA

La amalgamada histeria de mis inquietudes

voraces duermen por ahora,

la mariposa que perseguía se ha

convertido en águila de raudo vuelo,

con razon te llaman utopía,

esa especie de sueño por alcanzar

 que en realidad se convierte en desgracia

como faro que hipnotiza a los insectos,

haciendo que se precipiten sobre él,

ebrios de luz y de polen, ¡shsh!

observo mis manos y solo tengo

arenas que llenan de rencor mi

corazón, antaño de guerrero y hoy

de simple poeta asincrónico y fatal

y no es que me falte el ánimo

me faltan los versos, las palabras,

más exactamente los verbos

para rebasar al impetuoso

río de las premoniciones.

 La caterva de los sueños,

la roca agreste, el delirio del alquimista,

la duda del profeta, el eureka del científico

 ante la perplejidad de lo que por ser obvio,

escapa al escrutinio de la inteligencia,

  el beso del creyente, que cree que matando

infieles alcanzará el paraíso sexual con vírgenes ridículas,

 ¡Oh si, lo sublime a veces alcanza

 cotas de estupidez!

 Y saber que en la búsqueda

de lo sublime ardemos en el fuego

de erotismos paganos y alguna que otra

elucubraciones de falsa filosofía

de la felicidad irredenta y poligonal.

La verdad es tan simple, que, hasta

tiene nombre.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.