Oscar Perez

La mañana y nada más

La mañana y nada más

 

La mañana es un cigarro, la guitarra,

las orillas del mar al alcance de la mano,

la ropa que ponerse, el día en que peinarse

y un sueño en que buscar la salvación por las pupilas.

Esa mañana que es azul, que es del color de las montañas,

ya parte en bicicleta por los campos desolados,

ya cruza la ciudad con un pañuelo en la cabeza

y pide por monedas cual semáforo de esquina

y acarrea varios viejos maletines con arañas.

Es esa en que el violín de los deberes desafina,

en que un zapato es gris y el otro negro ante la muerte,

en que de todos modos vas desnudo a las iglesias

y vuelves sin rezar porque tu dios no tuvo tiempo.

Es la mañana y nada más, no te sorprendas de su helada,

es todo lo que habrá si no levantas las axilas

y dejas que te den con el bastón de las miserias

o bien ya lo detienes y es que un sitio hay que te espera.

Y exiges del lugar la salvación que al cielo extiendes

con la verdad de sólo ser uno de mil que se levanta

y tras echarse uno de aquellos desodorantes en oferta

se pone la camisa que el sol no habrá de darle

porque ya nada afuera habrá para el que duerme,

para el que no sale no sale por fin a conquistarlo.

 

http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

 

16 06 15

Comentarios1

  • Claro de Luna

    Me has extrañado? Supongo que no. Un abrazo

    • Oscar Perez

      Buenos días, un abrazo, feliz semana.-



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.