Gabriel

La joven golondrina

Para Anahí González

Mi corazón de alba y risa

y mi alma, alrededor,

hoy inician la conquista

de tu joven corazón.

 

Como flores en el río

el destino nos unió.

Flor de ceibo, flor de loto:

no me olvides, mi canción.

 

Con la luz de primavera

y el cielo al amanecer,

te formaré una corona.

La corola es el ayer,

 

y tu jovial sentimiento

que de aquel día ha crecido

hoy me quiere junto a él

y desea estar contigo,

 

pero ya te has alejado

y sin remedio te marchas,

y hoy me quedo solo y vivo

junto al fuego de la escarcha

 

mientras tu fuego está frío

y tu recuerdo se mancha.

 

(Vestida de golondrina,

serás mía cuando partas).



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.