My Dark Angel

"Literal"


AVISO DE AUSENCIA DE My Dark Angel
Perdimos los versos en la noche de oscura poesía... melancolía que decían que te enamoraría, alto precio pagaría con condena fría de no escuchar tu voz en melodía, era de esperar que llegara este día... el día de un fín sin final en el final de los días...

La una y media de la mañana, cuando se sienta y empieza a escribir la dama.

Sentada en el tresillo, pensando en tí, liando un cigarrillo.

Da la primera calada, ya no sabe a tí, no sabe a nada,

De pasada la transporta a un pasado en la que está atrapada,

Solitaria desquiciada de alma abandonada,

Dama ensimismada, mira tus fotos encontrándose perdida,

Intenta con todas las fuerzas una nueva vida,

Pero su alma reniega y dice que no te olvida,

Ni las dos millas y media la dan por vencida,

Lo único que crea a la dama, es que sangre más la herida,

Un alma desconsolada y suicida, vaga por las noches vencida,

Gritando fuerte en silencio, valiente amo del desprecio,

Palabras que flotan en el viento del aprecio,

Pues transporta las palabras en distancias y a lo lejos.

La dama y su reflejo cuando se mira en los espejos,

El tiempo no perdona haciendo de una dama un trasto viejo.

El tiempo no perdona pero llora mientras me alejo.

La dama no reacciona, ni tan siquiera razona,

Perdió de algún modo su zona en la vida que abandona,

Gris tristona, fumando versos, describiendo el humo de los besos,

Esos que se desvanecieron, sin probar los labios perecieron,

Alguno robó la dama realmente verdadero, ya como tercera persona no se si fue sincero,

Puede que ni real, que no existas, que tan sólo seas un ideal, un artista,

Que tiene un magnífico punto de vista, y le gusta andar en la arista,

Saltar, romper las leyes de un arte, ir más allá, era un mundo a parte,

No estás, yo no soy nadie, te vas y no queda quien me salve,

Dama vencida por vivir en mundo de cobardes,

Demasiado arrepentida pero así es la vida,

Dejé de ser correspondida porque desperté, pero los recuerdos no se olvidan,

Fueron delirios cuando te soñé, mi alma enamorada perdida,

Consciente que en mi mente creé, lo que consideran enfermedad suicida,

No lo creo así, si pudiera mirarte a los ojos pondría a la incertidumbre fín,

Sabría si lo que amé un día fue real y quitarme la agonía de lo que es verdad y lo que es mi fantasía.

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.