El Ángel Solitario

(SOLEDAD) ¿DE QUIÉN ES LA VIDA?

Y así comienza, caminando por
el borde del abismo, frío, oscuro,
te imagino, te veo, con dolor.

 

¿Por qué no alcance, no logré, a tu puro
rostro ver por ultima vez? Tu vida
cálida ya traspasa el triste muro.

 

Y se oye llantos, lágrimas; se olvida,
¿cuanto sufriste estando tú a mi lado,
porque tu alma la tengo yo bebida?

 

En tus ojos la noche nos ha hablado
diciendo adiós a todos, oh, mujer,
he llorado bastante, así he callado.

 

Y fui yo quien anhelo tu querer
sin buscar que la noche llegará,
¿Llegaste tú, no como yo, a creer,
que la vida es de quien se quedará?



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.