Claro de Luna

Escoria

Disfrazado de hermandad,

traía una sierra para serruchar

las nacientes alas.

Quería cubrir de sombras a aquella mirada,

introducir su mano por su dulce boca,

arrancarle el alma…

llevarla a los pies de su infierno.

Quiso borrar la luz de esa sonrisa indescifrable.

Posó sus dedos en la comisura de aquellos labios,

pretendiendo embarrarlos con sus miserias.

Se acercó a su oído

para cubrirlo con su aliento putrefacto.

Rozó su piel para mojarla

con las aguas negras de la mentira.

Sus pensamientos llegaron supurando podredumbre.

Quiso alcanzarla,

rodearla con sus desechos,

marcarla con su hierro.

Pero se equivocó…

era árbol, no pájaro.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.