juan maria

EL PIRATA ENAMORADIZO

EL PIRATA Y LA SIRENITA

                    (cuentito infantil)

Navegaba de perfil y sin  rumbo fijo, con agua calma o con mar difícil, un bizarro pirata enamorado de la Luna.

Por fuera asustaba pero tenía el alma de plata y su corazón todo lo daba.

Se paseaba por la cubierta con el catalejo y no observaba  las galaxias porque no conocía su existencia y de todas maneras el instrumento no alcanzaba, pero si miraba a las muchachas cuando se acercaba a las playas y a las sirenas cuando tomaban el Sol en la isla que habitaban.

El casco de su barco estaba hecho de roble con toneles de vino noble, que conservando su regio aroma perfumaban desde la popa hasta la proa.

Las velas de su bajel eran de papel y el era cocinero y era timonel. Resolvía sobre los rumbos, miraba la brújula y se enfrentaba a los vientos.

Y era más valiente que el pirata de Espronceda

 Con  una escoba de peces barría la cubierta cien veces, desde el alba hasta el anochecer. Y le ocupaba tiempo el cuidado del velamen que con la lluvia se empapaba y con el viento se rasgaba. Tenía su barco dos cañones por banda de porcelana de la China que eran ornamento tanto de de babor como de estribor. Y por frágiles y bellos no disparaban pólvora los cañones aquellos, sino por el contrario los lustraba el pirata a diario con seda estampada, como la que lucen las bellas damas italianas.

Llevaba el aventurero una barba desgreñada que era pelirroja y entrecana. Un ojo era de esmeralda y tenía un diente de rubí y otro de diamante.

Portaba espada de juncos con puño de cristal y siempre supo enfrentar hasta al más fiero vendaval.

Donde le faltaba la mano se veía un garfio de oro bien lustrado que tenia la punta engarzada con una perla que encantaba.

Calzaba bota en una pierna con la suela agujereada y la otra se apoyaba en una pata de madera colorada.

Acariciaba su piel el aura que empujaba su bajel y buscaba afanoso mirando hacia la Luna un beso ardoroso.

Era apasionado este pirata y habiéndolo llamado una sirena con su canto claro de ella quedo prendado olvidando que estaba enamorado, y aquella se lo llevo raptado al fondo del mar.

 

 

 

Pero la Luna celosa conociendo historias de barcos que se estrellaban en las rocas filosas extendió  sus brazos de nácar brillante y rescatando al bucanero inconstante  de la perversa sirena, devolvió al pirata a su nave. Y queriendo complacer al navegante le regalo velas de seda fina para que cambiara las de papel y le dio alfombras de Persia para que adornara su bajel.

A pesar de la atenta mirada lunar una sirenita muy bonita que renegaba de la maldad de las demás sirenas y que sonreía y se sonrojaba se acerco al pirata y acariciándole la barba hirsuta le dio un beso de amor dejándolo enamorado para siempre al intrépido aventurero del mar.

Desde entonces jamás se separaron y vivieron juntos esa aventura enamorada, el pirata que tenía una pata de madera colorada y la sirenita que reía y se ruborizaba.

Ambos emprendieron el viaje sin fin a la mítica región de Trapalanda y en esa eterna luna de miel no comieron perdices porque no encontraron pero fueron muy felices.

Colorin…colorado…

…………

Comentarios1

  • Poemas de Pepita Fernández

    Me lo llevo a mi aula , a mis clases de Literatura
    Abrazos , me ha encantado!!!!Cuántas facetas cubre mi poeta amigo Juan María!!!!

    • juan maria

      SOS UNA TIERNA
      UNA DULCE
      Y UNA HERMOSA "Y...." ALAZANA
      BUENA ONDA


      SI TE GUSTÓ AHORA TE MANDO OTRO CUENTITO
      PARA TU AULA

      KISS YOU



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.