Mistered

De un tiempo a otro

Parecía tan eterno aquel instante,

como roca establecida en ese río,

que es el tiempo, más tán sólo fué el antes,

de esta hora oscurecida en que no río.

 

Si no fué dura roca, sinó blanda agua,

el momento de la dicha, reflexiono,

que al igual que el arroyo va y desagua,

en el lago, en otro tiempo me abandono,

 

pues tal vez esta época que empieza

difuminando sus límites con la anterior

me de áciagos momentos y pura belleza,

 

como la otra, que muriendo va y mejor,

me valdría aceptar el hecho cierto,

que los momentos pasados ya se han muerto

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.