liborio cantillo

XXIX

No creo que las almas se eleven a otros mundos

De luz y de armonía,

Después de haber dejado su cuerpo terrenal.

 

Que viajen a poblar edenes infinitos

Que guardan los secretos de edades que se pierden

En el inmenso espacio sin regresar jamás.

 

Que allí en algún recóndito lugar del universo,

Hablando el mismo idioma conviven los que en vida,

Hicieron de este mundo un infierno terrenal.

 

Que, no importando su raza ni su idioma,

Los ricos y los pobres, los que amaron, los que odiaron

Entonan alabanzas llenando sus espíritus de luz, amor y paz.

 

Quisiera yo creerlo mas no alcanzo a imaginar

Un mundo tan perfecto con miles de millones

De seres que han partido y habitan esos orbes de fantasía irreal.

 

Se cruzan por mi mente las guerras fratricidas

Que enlutan a los pueblos y solo dejan

Miseria y orfandad.

 

Yo creo que se han ido y solo vivirán

Hasta que llegue el día en que también partamos

Quedando solo en nada, en nada nada más.

 

Comentarios2

  • boris gold

    Me gustaron tus profundos versos.
    Un abrazo

  • PETALOS DE NOCHE

    Aunque encuentre que sea simple tu poema con rima incluida, me ha gustado, la rima es delicada y no forzada, además del contexto reflexivo que arrojas en cada verso, tiene fuerza, y no solamente expresas sino que te amarras a hechos implícitos..., aunque "hecho implícito" sea una paradoja, así lo siento...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.