poetryman

LA CANCION DEL SUICIDA

Como un teorema indemostrable

como una luna sin tregua

la canción del suicida no lleva

tralalá en ninguno de sus versos.

 

Ha elegido su propio cadalso

el día y la hora también

 ¡Ay de los abandonados!

no hay misericordia para ellos.

 

Mañana la historia correrá

como reguero de pólvora,

todo se habrá desvanecido

la esperanza, las luciérnagas

 

solo se oye un largo tralalá . . .

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.