Araceli Vellber

Y vinieron los hombres.

 

Y después, vinieron los hombres,

a limpiar sus cuchillos,

en la orilla del rio.

      Aquel, que bañaba mis sueños,

      aquel, que daba de beber, a mis lágrimas

      y ponía sonido a mi llanto.

Aquel rio, manchado, ahora de rojo

con el tiempo, se quedó frio,

cada vez que venían, aquellos hombres

y sus cuchillos.

    Ahora, no queda rio,

    ahora, no quedan hombres,

    allí, se han quedado los cuchillos,

    envueltos, en la torpeza del ser humano,

    pensando, que estamos en la tierra

    para limpiar nuestros cuchillos.

Comentarios1

  • Rosa de cristal

    Un placer visitar su espacio
    Gracias por su aporte



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.