Alexander J. Montero

La Polilla

La lluvia ha empañado tus ojos

A dejado gotas que tiemblan en tu espalda

Y  llevas en los pies un camino

Y en tus pupilas esta tatuado

Para el un destino.

 

No es mi vocación ser como la polilla

Que a topes intenta amar al farol,

Es solo que como ella

No estoy acostumbrado a ver la luz

Y en tus ojos encontrarla

Me ha importado poco el dolor.

 

Y allá con el viento va tu paso

Con las hojas que arranca en otoño

Ese otoño que me trajo tus pestañas,

Hacia la luna, esa luna que me hablo de ti

Con voz de blancas y suaves sabanas,

Que me conto de ti en susurros y mañanas.

 

No es mi intención querer conocerle,

Regresarme a ti sin importar tu no querer verme,

Es solo que de golpe decir adiós

A un saudade de gota y temblor

Me enciende, mas no es tanto

El haber decidido dejarte partir,

Es mas bien…

el yo querer a la noche a devolverme.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.